ONU: Perspectivas sombrías a largo plazo para las emisiones de CO2 del sector de la construcción a pesar de la caída pandémica de COVID

Las consecuencias económicas de la pandemia de COVID-19 hicieron que las emisiones de CO2 de los edificios y la construcción cayeran significativamente en 2020, pero la falta de una transformación real en el sector significa que las emisiones seguirán aumentando y contribuirán al peligroso cambio climático, según el Informe de Estado Global de Edificios y Construcción 2021.

El informe, publicado por la Alianza Mundial para la Construcción (GlobalABC), organizada por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, concluye que en 2020, el sector representó el 36 por ciento del consumo mundial de energía final y el 37 por ciento de las emisiones de CO2 relacionadas con la energía, en comparación con otros sectores de uso final.

Si bien el nivel de emisiones dentro del sector es un 10 por ciento más bajo que en 2015, alcanzando mínimos no vistos desde 2007, esto se debió en gran medida a los confinamientos, la desaceleración de las economías, las dificultades que enfrentaron los hogares y las empresas para mantener y permitir el acceso a la energía y una caída en la actividad de la construcción.

Los esfuerzos para descarbonizar el sector desempeñaron un pequeño papel.

Con un gran crecimiento proyectado en el sector de los edificios, las emisiones aumentarán si no hay un esfuerzo para descarbonizar los edificios y mejorar su eficiencia energética.

En Asia y África, se espera que el parque de edificios se duplique para 2050.

Se espera que el uso global de materiales se duplique con creces para 2060, con un tercio de este aumento atribuible a los materiales de construcción.

“Este año demostró que el cambio climático es una amenaza directa inmediata para todas las comunidades de este planeta, y solo se intensificará”, dijo Inger Andersen, Directora Ejecutiva del PNUMA.

“El sector de la construcción y los edificios, como una fuente importante de emisiones de gases de efecto invernadero, debe descarbonizarse urgentemente a través de una triple estrategia de reducción de la demanda de energía, descarbonización del suministro de energía y abordar la huella de carbono de los materiales de construcción, si queremos tener alguna posibilidad de cumplir con el objetivo del Acuerdo de París de limitar el calentamiento global a 1.5C”.

El Buildings-GSR proporciona una instantánea anual del progreso del sector de edificios y construcción a escala global y revisa el estado de las políticas, finanzas, tecnologías y soluciones para monitorear si el sector está alineado con los objetivos del Acuerdo de París. Más de 70 colaboradores y expertos líderes de todo el mundo participaron en la 6ª edición del Buildings‐GSR, que presenta un capítulo de enfoque sobre la refrigeración y el carbono de toda la vida en Europa. Crédito: PNUMA / GlobalABC

Algunos pequeños avances, pero no suficientes

El Global Buildings Climate Tracker de GlobalABC descubrió que ha habido algunas mejoras incrementales en la acción para descarbonizar y mejorar la eficiencia energética del sector.

En 2015, 90 países incluyeron acciones para abordar las emisiones de los edificios o mejorar la eficiencia energética en sus Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDA) bajo el Acuerdo de París.

Este número ha llegado a 136, aunque es ambicioso.

Desde 2015, otros 18 países han establecido códigos de energía de construcción, una medida que es crucial para cambiar las emisiones hacia abajo, lo que eleva el total a 80.

Las ciudades locales y los gobiernos también han desarrollado códigos.

La inversión en eficiencia energética aumentó a más de 180 mil millones de dólares en 2020, frente a los 129 mil millones en 2015. La certificación de edificios ecológicos ha aumentado en un 13,9 por ciento en comparación con 2019.

En general, sin embargo, el informe concluye que estos esfuerzos son insuficientes, tanto en términos de velocidad como de escala.

Otras conclusiones clave del informe son: dos tercios de los países aún carecen de códigos de construcción obligatorios; la mayor parte del aumento del gasto en eficiencia energética provino de un pequeño número de países europeos; una parte demasiado pequeña de la financiación se destina a modernizaciones energéticas profundas, y hay una falta de objetivos ambiciosos de descarbonización en las NDA.

¿Qué viene después?

Es probable que la demanda de energía en el sector de la construcción y edificios se recupere a medida que se afianzan los esfuerzos de recuperación económica y se realicen las demandas acumuladas de nuevas construcciones.

Para 2030, para estar en camino de lograr un objetivo de cero emisiones netas para 2050, la Agencia Internacional de Energía dice que las emisiones directas de CO2 de los edificios tendrían que disminuir en un 50 por ciento. Las emisiones indirectas del sector de la construcción tendrán que disminuir a través de una reducción del 60 por ciento en las emisiones de generación de energía. Para lograr estos objetivos, según el informe, el sector tiene que aprovechar todas las palancas.

Si bien el gasto en recuperación de la pandemia no ha priorizado suficientemente los enfoques amigables con el clima al nivel requerido, todavía existe la oportunidad de invertir en la descarbonización de nuestros edificios al tiempo que aumenta su resiliencia:

  • Los países deben aprovechar el potencial transformador del sector para lograr la transición energética.
  • Los gobiernos deben comprometerse a descarbonizar aún más la energía, así como el suministro de energía de calefacción y refrigeración. Esto incluye aumentar la ambición en las NDA para incluir objetivos de descarbonización de edificios que contengan las emisiones de carbono incorporadas de la producción de materiales de construcción que hasta ahora se han pasado por alto en gran medida.
  • La tasa de crecimiento de la inversión en eficiencia de edificios debe duplicarse a más del 3 por ciento por año, y debe expandirse más allá de la inversión directa del gobierno a los inversores privados.
  • El alcance y la cobertura de los códigos de energía de construcción deben aumentar. Todos los países deben contar con códigos obligatorios de energía de construcción, y estos idealmente abordarían las normas de rendimiento para las envolventes de los edificios, el diseño, la calefacción, la refrigeración, los sistemas de ventilación y los electrodomésticos, y garantizarían los vínculos con la planificación urbana integrada.
  • La resiliencia de los edificios debe aumentar para preparar nuestros hogares y espacios de trabajo para el futuro. Un edificio típico construido hoy en día todavía estará en uso en 2070, pero el clima que encuentra habrá cambiado significativamente. Las intervenciones necesarias para reducir el impacto climático de los edificios existentes deben combinarse con la inversión en medidas de adaptación y resiliencia.
  • Además, tanto el sector público como el privado deben aprovechar las enormes oportunidades de inversión que ofrece este sector, por ejemplo, a través de bonos verdes o a través de bancos que aumentan la construcción de edificios ecológicos y la financiación hipotecaria.

Acerca de la Alianza Global para la Construcción y la Edificación (GlobalABC)

El GlobalABC es la plataforma global líder para que los gobiernos, el sector privado, la sociedad civil y las organizaciones intergubernamentales e internacionales aumenten la acción hacia un sector de edificios y construcción de cero emisiones, eficiente y resistente. La Alianza Mundial para la Construcción de Edificios y Construcción (GlobalABC) fue un resultado clave de la conferencia climática de la ONU de 2015.

Acerca del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA)

El PNUMA es la principal voz mundial sobre el medio ambiente. Proporciona liderazgo y fomenta la asociación en el cuidado del medio ambiente al inspirar, informar y permitir que las naciones y los pueblos mejoren su calidad de vida sin comprometer la de las generaciones futuras.

Dejá una respuesta