Los primeros humanos colocaron el hogar en la ubicación óptima de su cueva hace 170 000 años

Los primeros humanos colocaron el hogar en la ubicación óptima de su cueva hace 170 000 años

Planificación espacial en cuevas hace 170.000 años.

Los hallazgos indican que los primeros humanos sabían mucho sobre la planificación espacial: controlaban el fuego y lo usaban para diversas necesidades y colocaban su hogar en la ubicación óptima de la cueva, para obtener el máximo beneficio mientras estaban expuestos a una cantidad mínima de humo nocivo.

Un estudio innovador en arqueología prehistórica en la Universidad de Tel Aviv proporciona evidencia de altas capacidades cognitivas en los primeros humanos que vivieron hace 170.000 años. En un estudio único en su tipo, los investigadores desarrollaron un modelo de simulación de dispersión de humo basado en software y lo aplicaron a un sitio prehistórico conocido. Descubrieron que los primeros humanos que ocuparon la cueva habían colocado su hogar en la ubicación óptima, lo que permitía la máxima utilización del fuego para sus actividades y necesidades mientras los exponía a una cantidad mínima de humo.

El estudio fue dirigido por el estudiante de doctorado Yafit Kedar y el profesor Ran Barkai del Departamento de Arqueología y Culturas del Antiguo Cercano Oriente de Jacob M. Alkow en TAU, junto con el Dr. Gil Kedar. El artículo fue publicado en Scientific Reports .

Yafit Kedar explica que el uso del fuego por parte de los primeros humanos ha sido ampliamente debatido por los investigadores durante muchos años, con respecto a preguntas como: ¿En qué momento de su evolución aprendieron los humanos a controlar el fuego y encenderlo a voluntad? ¿Cuándo empezaron a usarlo a diario? ¿Usaron eficientemente el espacio interior de la cueva en relación con el fuego? Si bien todos los investigadores están de acuerdo en que los humanos modernos eran capaces de todas estas cosas, la disputa continúa sobre las habilidades y capacidades de los tipos anteriores de humanos.

Yafit Kedar: “Un tema central en el debate es la ubicación de hogares en cuevas ocupadas por los primeros humanos durante largos períodos de tiempo. Se han encontrado hogares de varias capas en muchas cuevas, lo que indica que se habían encendido fuegos en el mismo lugar durante muchos años. En estudios anteriores, utilizando un modelo de circulación de aire en cuevas basado en software, junto con un simulador de dispersión de humo en un espacio cerrado, encontramos que la ubicación óptima para una exposición mínima al humo en el invierno era la parte trasera de la cueva. La ubicación menos favorable fue la entrada de la cueva”.

Excavaciones en la cueva Lazaret, Francia. Crédito: De Lumley, MA. neandertalización (págs. 664-p). Ediciones CNRS.
Excavaciones en la cueva Lazaret, Francia. 
Crédito: De Lumley, MA. 
neandertalización (págs. 664-p). 
Ediciones CNRS.

En el estudio actual, los investigadores aplicaron su modelo de dispersión de humo a un sitio prehistórico ampliamente estudiado: la Cueva Lazaret en el sureste de Francia, habitada por humanos primitivos hace alrededor de 170-150 mil años. Yafit Kedar: “Según nuestro modelo, basado en estudios previos, colocar el hogar en la parte posterior de la cueva habría reducido la densidad del humo al mínimo, permitiendo que el humo circule fuera de la cueva justo al lado del techo. Pero en las capas arqueológicas que examinamos, el hogar estaba ubicado en el centro de la cueva. Intentamos entender por qué los ocupantes habían elegido este lugar y si la dispersión del humo había sido una consideración importante en la división espacial de la cueva en áreas de actividad”.

Para responder a estas preguntas, los investigadores realizaron una serie de simulaciones de dispersión de humo para 16 ubicaciones de hogar hipotéticas dentro de la cueva de 290 metros cuadrados. Para cada hogar hipotético, analizaron la densidad del humo en toda la cueva utilizando miles de sensores simulados colocados a 50 cm del suelo a una altura de 1,5 m.

Para comprender las implicaciones para la salud de la exposición al humo, las mediciones se compararon con las recomendaciones de exposición promedio al humo de la Organización Mundial de la Salud. De esta forma, se mapearon cuatro zonas de actividad en la cueva para cada hogar: una zona roja que está esencialmente fuera de los límites debido a la alta densidad de humo; un área amarilla adecuada para una ocupación a corto plazo de varios minutos; un área verde apta para ocupación a largo plazo de varias horas o días; y un área azul que es esencialmente libre de humo.

Yafit y Gil Kedar: “Descubrimos que la densidad promedio del humo, basada en la medición del número de partículas por unidad espacial, es mínima cuando el hogar está ubicado en la parte posterior de la cueva, tal como lo había predicho nuestro modelo. Pero también descubrimos que en esta situación, la zona de baja densidad de humos, más adecuada para una actividad prolongada, está relativamente alejada del propio hogar.

Los primeros humanos necesitaban un equilibrio: un hogar cerca del cual pudieran trabajar, cocinar, comer, dormir, reunirse, calentarse, etc. mientras estaban expuestos a una cantidad mínima de humo. En última instancia, cuando se tienen en cuenta todas las necesidades (actividades diarias frente a los daños de la exposición al humo), los ocupantes colocaron su hogar en el lugar óptimo de la cueva”.

El estudio identificó un área de 25 metros cuadrados en la cueva que sería óptima para ubicar el hogar para disfrutar de sus beneficios y evitar una exposición excesiva al humo. Sorprendentemente, en las varias capas examinadas en este estudio, los primeros humanos en realidad colocaron su hogar dentro de esta área.

El profesor Barkai concluye: “Nuestro estudio muestra que los primeros humanos pudieron, sin sensores ni simuladores, elegir la ubicación perfecta para su hogar y administrar el espacio de la cueva hace 170 000 años, mucho antes de la llegada de los humanos modernos a Europa. . Esta habilidad refleja ingenio, experiencia y acción planificada, así como conciencia del daño a la salud causado por la exposición al humo. Además, el modelo de simulación que desarrollamos puede ayudar a los arqueólogos a excavar nuevos sitios, permitiéndoles buscar hogares y áreas de actividad en sus ubicaciones óptimas”.

En estudios posteriores, los investigadores tienen la intención de utilizar su modelo para investigar la influencia de diferentes combustibles en la dispersión del humo, el uso de la cueva con un hogar activo en diferentes épocas del año, el uso de varios hogares simultáneamente y otros temas relevantes.

Referencia: “The influence of smoke density on hearth location and activity areas at Lower Paleolithic Lazaret Cave, France” by Yafit Kedar, Gil Kedar and Ran Barkai, 27 January 2022, Scientific Reports.
DOI: 10.1038/s41598-022-05517-z


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.