El antidepresivo fluvoxamina salva la vida de pacientes con COVID-19: “arma poderosa contra el virus”

Un medicamento reutilizado y económico llamado fluvoxamina puede salvar la vida de los pacientes con COVID-19 y reducir las admisiones hospitalarias hasta en un 30 por ciento, según un estudio codirigido por la Universidad McMaster.

El investigador de McMaster Edward Mills y su equipo trataron a 739 pacientes brasileños con COVID-19 seleccionados al azar con fluvoxamina, y otros 733 recibieron un placebo, entre el 15 de enero y el 6 de agosto de este año.

A todos los pacientes que recibieron fluvoxamina durante el ensayo se les hizo un seguimiento durante 28 días para determinar sus resultados de salud y si aún necesitan tratamiento hospitalario. 

Los investigadores encontraron una reducción del 30 por ciento en las hospitalizaciones entre los que recibieron fluvoxamina en comparación con los que recibieron el placebo.

Este efecto subió al 65% entre los pacientes que tomaban todos sus medicamentos. El ensayo de fluvoxamina formó parte del ensayo TOGETHER más grande que comenzó en mayo de 2020, con el objetivo de probar posibles tratamientos de COVID-19 en un entorno comunitario.

“La fluvoxamina es, hasta ahora, el único tratamiento que, si se administra temprano, puede evitar que COVID-19 se convierta en una enfermedad potencialmente mortal. Podría ser una de nuestras armas más poderosas contra el virus y su efectividad es uno de los descubrimientos más importantes que hemos hecho desde que comenzó la pandemia ”

dijo Mills, co-investigador principal del ensayo TOGETHER y profesor del Departamento de Salud de McMaster.

Los investigadores de TOGETHER publicaron sus hallazgos en The Lancet el 27 de octubre de 2021.

“Además, esta píldora barata y de fácil acceso es una gran ayuda para la salud pública, tanto en Canadá como a nivel internacional, ya que permite a los hospitales evitar tratamientos costosos y, a veces, riesgosos”.

Con un costo de alrededor de u$s 4 por curso de 10 días, la fluvoxamina podría cambiar las reglas del juego para los países más pobres con bajas tasas de vacunación y sin acceso a terapias COVID-19 más avanzadas, agregó.

La fluvoxamina se ha utilizado desde la década de 1990 para diversas afecciones y su perfil de seguridad es bien conocido. 

Se identificó al comienzo de la pandemia por su potencial para reducir la tormenta de citocinas en pacientes con COVID-19. Las tormentas de citocinas son respuestas inmunes severas al COVID-19 que pueden causar daño orgánico potencialmente letal.

Referencia: “Effect of early treatment with fluvoxamine on risk of emergency care and hospitalisation among patients with COVID-19: the TOGETHER randomised, platform clinical trial” by Gilmar Reis, PhD; Eduardo Augusto dos Santos Moreira-Silva, PhD; Daniela Carla Medeiros Silva, PhD; Prof Lehana Thabane, PhD; Aline Cruz Milagres, RN; Thiago Santiago Ferreira, MD; Castilho Vitor Quirino dos Santos; Vitoria Helena de Souza Campos; Ana Maria Ribeiro Nogueira, MD; Ana Paula Figueiredo Guimaraes de Almeida, MD; Eduardo Diniz Callegari, MD; Adhemar Dias de Figueiredo Neto, PhD; Leonardo Cançado Monteiro Savassi, PhD; Maria Izabel Campos Simplicio, BScPharm; Luciene Barra Ribeiro, RN; Rosemary Oliveira; Ofir Harari, PhD; Jamie I Forrest, MPH; Hinda Ruton, MSc; Sheila Sprague, PhD; Paula McKay, MSc; Alla V Glushchenko, MD; Craig R Rayner, FRCPE; Prof Eric J Lenze, MD; Angela M Reiersen, MD; Prof Gordon H Guyatt, MD and Prof Edward J Mills, FRCP for the TOGETHER investigators, 27 October 2021, The Lancet.
DOI: 10.1016 / S2214-109X (21) 00448-4

Dejá una respuesta