Cómo la informática se convirtió en un club de chicos

a través de Wikimedia Commons
a través de Wikimedia Commons

Cuando la gente se imagina al arquetípico nerd informático, probablemente imagina cierto personaje: descuidado, excéntrico, tal vez un poco incómodo con las mujeres, que encarna una forma de masculinidad muy específica, y tal vez inesperada. 

Sin embargo, la programación informática no nació masculina . 

Como señala el historiador de la informática Nathan Ensmenger, la programación se vio inicialmente como un trabajo de mujeres . 

Entonces, ¿cómo llegó el nerd masculino a dominar el campo y las ideas populares al respecto?

Antes de las décadas de 1960 y 1970, escribe Ensmenger, se pensaba que la programación de computadoras era una actividad “rutinaria y mecánica”, lo que resultó en que el campo se feminizara en gran medida. 

El trabajo no fue particularmente glamoroso; Los “codificadores” eran “de bajo estatus, en gran parte invisibles”. 

Se suponía que solo debían implementar los planes esbozados por “planificadores” masculinos. 

Ensmenger cita a una programadora, quien recordó: “A ninguno de nosotros se nos ocurrió que la programación de computadoras eventualmente se convertiría en algo que se consideraba un campo de hombres”.

El punto de inflexión se produjo durante las décadas de 1960 y 1970, cuando un notable cambio demográfico golpeó la programación. 

Ahora dominado por hombres, el campo abarcaba espacios corporativos, académicos y sociales.

Desde mediados de la década de 1960, una “nueva apreciación por los programadores de computadoras, combinada con una creciente demanda de sus servicios, fue acompañada por un aumento igualmente dramático en sus salarios”. 

Los aspirantes a profesionales masculinos querían ingresar, pero no querían estar asociados con empleados de codificación humildes. 

Para elevarse, enfatizaron la naturaleza esotérica de su disciplina, derivando la autoridad profesional del individualismo, la creatividad personal y un oscuro, casi arcano, conjunto de habilidades. “Ser un devoto de un arte oscuro, un sumo sacerdote o un hechicero … era ser un privilegiado, una élite, un maestro del propio dominio”, escribe Ensmenger.

Las empresas seleccionaron candidatos mediante pruebas de aptitud que favorecían a los candidatos “antisociales, con inclinaciones matemáticas y masculinos”, encuentra Ensmenger. 

Entonces, en la forma clásica de la cola de serpiente, los trabajadores que encajan en ese tipo “se volvieron sobrerrepresentados en la población de programadores, lo que a su vez reforzó la percepción original de que los programadores deberían ser antisociales, inclinados a las matemáticas y masculinos”.

A finales de la década de 1960, este ideal se había transformado en una serie de estereotipos masculinos: el “gurú de la programación” con barba y sandalias, el “niño prodigio”, el “vaquero de las computadoras”, el “tiro caliente” de la programación.

Los estereotipos de “vagabundo informático” y “pirata informático” que surgieron en la década de 1970 sólo solidificarían la toma de posesión masculina de la programación informática. 

El “vagabundo” era visto como una figura obsesiva, antisocial y desperdiciada, que se emborrachaba con los recursos de la universidad monopolizando el laboratorio de computación (principalmente por la noche, cuando estaba vacío). 

Estos centros de computación eran “efectivamente solo para hombres”, explica Ensmenger. 

En el interior, los vagabundos resolvieron acertijos, manipularon el código, escribieron “programas de trucos” y se quedaron despiertos durante días, tratando de “maximizar el código”.

Dejá una respuesta