Aplicaciones de mensajería mas populares por países

Aplicaciones populares de mensajería por país

 

Las aplicaciones de mensajería o mensajería sociales o aplicaciones de chat son las aplicaciones de mensajes instantáneos o móvil que los clientes utilizan alrededor de las plataformas de las redes sociales.

Algunos ejemplos populares incluyen BlackBerry Messenger, Facebook Messenger, Google Hangouts, KakaoTalk, Line, WeChat, y WhatsApp. Continuar leyendo “Aplicaciones de mensajería mas populares por países”

La confianza en la vida en línea

Acróbatas via Flickr user trialsanderrors
Acróbatas via Flickr user trialsanderrors
via Flickr user trialsanderrors

Es una cuestión que surge constantemente en nuestras vidas digitales, y es también un tema de gran fascinación para los estudiosos de Internet en una amplia gama de campos. Usted mientras agarra su tarjeta de crédito se pregunta si es seguro hacer una compra en un nuevo sitio de comercio electrónico, los investigadores de negocios están ahondando en los factores que le o no le llevará a hacer clic en el botón “comprar”.

Mientras miles de mujeres recorren sitios de citas en línea, preguntándose si los hombres solteros que están buscando son realmente solteros, hay docenas de investigadores psicológicos que investigan la dinámica de confianza de citas en línea.

Y mientras los usuarios de los medios de comunicación social exploran los últimos titulares, preguntándose qué nuevas historias son en realidad falsas, los sociólogos y los científicos políticos debaten si Internet puede apoyar el tipo de confianza necesaria para un verdadero compromiso político y comunitario.

Sin embargo, la misma idea de confianza en línea puede sentirse como un oxímoron, sobre todo cuando lo comparamos con lo que la confianza fuera de línea puede parecer.

Me llamó la atención cómo el acto de “confiar” en un círculo de amigos en los medios de comunicación social palidece en comparación con el acto confiar, por ejemplo, en un compañero acróbata que te cuelga por la muñeca, 10 metros en el aire.

Eso es una gran parte de lo que nos emociona sobre el circo, por supuesto: el espectáculo de confianza hecho visceral. No es sólo la fuerza de los artistas intérpretes o ejecutantes, la destreza, o el coraje que nos asusta, sino la confianza que ponen el uno en el otro.

Esta confianza es inseparable de lo que Francine Formaux1describe como la estética del riesgo: el circo es una forma de entretenimiento en la que el riesgo es central.

De hecho, Formaux sitúa el tratamiento evolutivo del riesgo en el centro de lo diferente entre un circo tradicional y la nueva generación de circo (de los que Cavalia forma parte). Mientras que los artistas de un circo tradicional eran responsables de su propio equipo y aparejo, muchos de los circos actuales han profesionalizado la configuración de las condiciones de trabajo, lo que, sin duda mejorando la seguridad, también significa que el intérprete debe confiar aún más en los demás.

Esa es una profunda confianza: confiar en la vida real a alguien que hace su trabajo.

¿Qué significa confiar en alguien que usted no conoce y no puede ver?

Medido en contra de ese criterio, la confianza que pedimos unos a otros en línea parece relativamente trivial.

En primer lugar, nunca es visceral: como Justin Hurwitz2 pone en su análisis legal de la naturaleza en evolución de la confianza en línea, la confianza en línea es “un intangible e importante principio de coordinación que facilitó las interacciones en la Internet temprana, pero que es cada vez más viable como un coordinador de los principios de hoy “.

La confianza, tal como se desarrolla en contextos fuera de línea, es inextricable de la naturaleza tangible y cara a cara de las relaciones humanas.

En ausencia de esa fisicalidad -la capacidad para que la confianza se vea y se sienta, en contacto visual o un apretón de manos- muchos eruditos son escépticos sobre el significado mismo de la “confianza” en línea. Tomemos esta evaluación de 1998 de la confianza en la corporación virtual, por Jones y Bowie 3:

Las relaciones sociales proporcionadas por la corporación virtual no son físicamente o psicológicamente lo suficientemente cercanas como para concluir que los miembros individuales están “incrustados en una red de relaciones sociales” como lo requieren las explicaciones sociológicas para el desarrollo de la confianza.

Aunque las historias de relaciones electrónicas que se desarrollan en la “web” son cada vez más comunes, estas relaciones son a menudo suficientes basadas en el engaño que la mayoría de las personas no los consideran una base suficiente para la confianza significativa.

Ciertamente las relaciones más conducentes a la confianza basada en la incrustación no se desarrollarán fácilmente en la corporación virtual.

La confianza en línea no sólo es menos tangible que la confianza fuera de línea, también es menos duradera.

Nos invertimos en una comunidad particular o en una conversación, tal vez involucrándonos en un alto grado de revelación, y luego pasamos al siguiente.

Esto es característico de la dinámica de la comunidad en línea que Bateman, Gray y Butler 4 investigan en su esfuerzo por explicar la variación en los compromisos y el comportamiento de la comunidad en línea: según ellos, la inclinación de cualquier miembro de la comunidad a sostener su participación comunitaria depende de la extensión a la que “sienten un vínculo de lealtad y obligación hacia la comunidad”.

En tercer lugar, la confianza en línea rara vez es cuestión de vida o muerte. Sí, hay ocasionales, horribles casos de ciberacoso que conducen al suicidio, y hay ciertas circunstancias en las que compartir información personal en línea (por ejemplo, salir como un adolescente gay) podría representar un peligro físico.

Pero en su mayor parte, cuando hablamos de confiar unos a otros en línea, estamos hablando de vulnerabilidad emocional, riesgo financiero o quizás exposición profesional.

¿Por qué La Verdad en línea importa?

Sin embargo, por todo eso, la confianza en línea no carece de significado.

En un mundo de capital social reducido, la capacidad de construir y mantener confianza en línea puede ser vital para la salud de nuestras comunidades, nuestras economías y nuestras democracias. Como escriben Kittilson y Dalton 5:

Aunque la participación en asociaciones tradicionales puede estar disminuyendo, las interacciones en Internet están aumentando rápidamente. A medida que proliferan estas nuevas formas virtuales de asociación, es importante considerar cómo pueden afectar las actitudes y comportamientos cívicos.

La evidencia que apunta hacia la naturaleza crítica de los contactos cara a cara en los grupos sociales para construir la tolerancia y la actividad política reforzaría el argumento de que el capital social de América está en peligro. Sin embargo, las pruebas que demuestran que las interacciones virtuales también fomentan las normas y actividades democráticas apoyan una visión más positiva de las tendencias actuales en la vida asociativa.

Dada la importancia de la confianza en línea, vale la pena preguntar cómo podemos aumentar su visibilidad e impacto, de modo que gane el respeto que le damos al espectáculo de confianza entre acróbatas.

Podemos empezar por hacer que nuestros mecanismos de confianza sean más visibles y explícitos: en Facebook, por ejemplo, no se puede ver con quién se ha compartido una publicación, por lo que no sabe cuándo lo compartido se forma por parte de un pequeño círculo de confianza, y cuando estás viendo algo que es público.

También podemos alentar compromisos más duraderos a las redes de confianza imponiendo algunos costos al salir de una comunidad, no con el objetivo de atrapar a la gente, sino animar a la gente a pensar cuidadosamente antes de alejarse de un círculo de confianza: para dejar formalmente un grupo con un mensaje, en lugar de simplemente desaparecer.

Lo más importante, podemos ser explícitos sobre las apuestas de la confianza en línea, ir más allá del titular ocasional sobre una víctima cyberbullying, y en lugar de exponer la vulnerabilidad emocional y profesional del día a día inherente a compartir intimidades en línea.

Cuando publicamos en un foro de compañeros de pacientes médicos, podemos observar explícitamente el sentimiento de ansiedad que proviene de la discusión de información de salud en línea, invocando las expectativas de confianza y confidencialidad.

Cuando compartimos un error o fracaso profesional en un canal Slack, podemos observar que confiamos en un conjunto de colegas con esa información para que podamos colaborar en una solución o aprender de los errores de los demás.

Simplemente llamando a la vulnerabilidad que proviene del intercambio -y la confianza implícita en la que descansa- revelamos la existencia y el poder de la confianza en línea.

No es tan visceral o espectacular como las acrobacias de circo, pero es tan poderoso, y tan necesario para la vida en línea.

Mientras la confianza en línea permanezca intangible, transitoria y de bajo riesgo, no conseguirá el tipo de inversión que requiere.

Dada la importancia social, económica y política de revivir nuestras reservas de capital social, no podemos permitirnos escatimar en esa inversión.

Citas:


  1. Le nouveau cirque ou l’esthétisation du frisson, Francine Fourmaux, Ethnologie française
    nouvelle serie, T. 36, No. 4, SPORTS À RISQUES ? CORPS DU RISQUE (Octobre-Décembre 2006), pp. 659-668, Publicado por Presses Universitaires de France 
  2. Trust and online interaction, Justin (Gus) Hurwitz, University of Pennsylvania Law Review, Vol. 161, No. 6 (May 2013), pp. 1579-1622, Publicador por The University of Pennsylvania Law Review 
  3. Moral Hazards on the Road to the “Virtual” Corporation, Thomas M. Jones and Norman E. Bowie, Business Ethics Quarterly. Vol. 8, No. 2, Trust, Business and Business Ethics (Apr., 1998), p. 273-292. Publicado por Cambridge University Press. 
  4. Research Note: The Impact of Community Commitment on Participation in Online Communities, Patrick J. Bateman, Peter H. Gray and Brian S. Butler, Information Systems Research, Vol. 22, No. 4 (December 2011), pp. 841-854, Publicado por INFORMS 
  5. Virtual Civil Society: The New Frontier of Social Capital?, Miki Caul Kittilson and Russell J. Dalton, Political Behavior, Vol. 33, No. 4 (December 2011), pp. 625-644. Published por Springer. 

El efecto libélula en las redes sociales

Efecto libelula

Aprenda a promover su causa al liberar el poder de los medios de comunicación social.

Lo ame o los odie, los medios de comunicación social se ha convertido en una parte inherente de la vida cotidiana. Los gustos de Twitter y Facebook han transformado la forma en que nos comunicamos y colaboramos con otros, al permitirnos llegar a más personas de manera más rápida y eficiente que nunca.

Una consecuencia de esto es que nos vemos abrumados con nueva información. Considere que cada día millones de personas inician su sesión en Facebook, publicando nuevas actualizaciones de estado, comentarios y fotografías para que otros puedan ver. Mientras tanto, cada minuto, veinte horas de video se suben a YouTube, mientras que cada segundo, cientos de tweets son enviados a una audiencia global. Lo que es más, este ritmo agitado probablemente se acelerará en el futuro.

¿Qué significa este diluvio de información?

Simplemente, si desea aprovechar el poder de los medios de comunicación social para crear un impacto social -digamos para hacer campaña para su candidato presidencial favorito-, necesita elaborar sus mensajes con cuidado, o bien será otra gota en el océano. No es que la gente no se preocupe por lo que está diciendo, es sólo que atraer la atención de la gente es muy difícil hoy!

Promover el cambio social a través de los medios sociales es posible a través del efecto libélula

En la naturaleza, la libélula es el único insecto que puede maniobrar hábil y rápidamente en cualquier dirección en el aire. Lograr esta hazaña usando  sus cuatro alas es maravillosamente un concierto.

Del mismo modo, si se quiere promulgar un cambio social a través de las redes sociales, hay cuatro factores que pueden producir resultados asombrosos, pero sólo si se usan en concierto tan meticulosamente como las alas de la libélula.

Para ilustrar este punto, vamos a examinar cómo estas cuatro alas son utilizadas por Samasource, una organización caritativa de Kenia que encuentra trabajo digital para mujeres desempleadas y jóvenes en países empobrecidos.

En primer lugar, está el denominado el factor  Enfoque: debe identificar un objetivo concreto simple que pueda motivar a los demás a lograr. Por ejemplo, el enfoque de Samasource es simplemente proporcionar a mujeres, jóvenes y refugiados un trabajo digno para que puedan ganarse la vida.

En segundo lugar, está el factor Atención: si quieres llegar a la gente, primero debes llamar la atención. En sus comunicaciones, Samasource hace hincapié en que el desempleo puede conducir a males sociales, como las pandillas y el terrorismo – ¡atención a la atención!

En tercer lugar, está el factor de Enganche: si desea que su audiencia tome acción en nombre de su causa, debe hacer que se preocupen por ella creando una conexión personal con ellos. Samasource hace esto compartiendo historias personales sobre las personas que ayuda, pero también sobre los donantes que proporcionan trabajo para ellos.

Finalmente, hay el factor de la Acción: usted debe permitir y autorizar a otros a tomar acciones para promover su causa. Aquí, Samasource ofrece tres niveles de acción, cuya elección depende de los recursos del donante. La acción más deseable sería que el donante externalizara el trabajo de Samasource. Después le sigue la donación de dinero. Y, finalmente, la acción de apoyo más básica es promover la organización. Esta gama de opciones ayuda y alienta a todo tipo de partidarios a participar.

El factor del enfoque: Mire a su audiencia, y vaya hacia arriba con una meta que sea accionable y clara.

El primer factor del enfoque de la libélula a las redes sociales requiere que usted se concentre intensamente en el único resultado que desea lograr.

Entonces, ¿cómo puedes encontrar la tuya? Simple, la meta en la que debe enfocarse debe cumplir con la llamada regla HATCH.

En primer lugar, su objetivo debe ser humanista: debe basarse en la comprensión de su grupo objetivo. Comience por ponerse en contacto con las personas que desea afectar y averiguar lo que los impulsa y cómo están conectados a su causa.

En segundo lugar, su objetivo debe ser accionable. Así que mientras que el objetivo visionario a largo plazo para luchar as encuentra guiando, también es necesario dividirlo en metas más pequeñas, factibles y fáciles de entender.

En tercer lugar y en cuarto lugar, su objetivo tiene que ser comprobable (testable) y claro, lo que significa que puede establecerse hitos inequívocos y medir su progreso. Esto motiva a su audiencia, ya que pueden celebrar las pequeñas victorias y dar impulso.

Por último, su objetivo debe ser tal que su público esté feliz (en ingles: happy) de trabajar para él. En otras palabras, no debe ser significativo sólo para usted, sino también para ellos, por lo que necesita explicarles por qué deberían apoyar su causa.

El factor de Atención: ser personal, inesperado y visual

“Utilizar las metas tácticas a corto plazo para lograr objetivos macro a largo plazo”.

Hoy en día, estamos inundados con un flujo interminable de información: correos electrónicos, mensajes de texto, tweets, actualizaciones de estado de Facebook y anuncios de banner en sus sitios web favoritos.

Con todos estos mensajes compitiendo por nuestra atención, no es de extrañar que sea muy difícil conseguir que alguien escuche y tome una acción en su causa.

Entonces, ¿cuál es la solución? Tienes que ser creativo.

En primer lugar, usted necesita ser personal: si invita a personas a un evento en Facebook, por ejemplo, seguramente evocará más interés si agrega un mensaje personal a cada destinatario en lugar de simplemente enviar una invitación genérica.

Del mismo modo, si personaliza el mensaje acerca de su causa para que se sienta personal para su audiencia, será más probable que preste atención.

En segundo lugar, su comunicación debe ser de alguna manera inesperado y sorprendente. Esto es porque la gente tiende a pasar la mayor parte de su tiempo en una especie de modo de piloto automático, sin prestar atención realmente a cualquiera de la gran cantidad de mensajes que atraviesan su pantalla. Para sacarlos de este trance, es necesario sorprenderlos. Como gurú del marketing Seth Godin dijo, es necesario crear “una vaca púrpura” que se destaque y pueda captar la atención de la gente.

En tercer lugar, siempre debe “mostrar más que lo que dice”. En lugar de explicaciones largas, sintetice sus ideas en imágenes simples, como fotos y videos. Los estudios han demostrado que a la gente le es mucho mejor recordar lo que ve en imágenes que lo escrito.

Por último, si realmente desea que su campaña sea recordada, incluya una conexión emocional estimulando los otros sentidos también, como el oído o el gusto. Por ejemplo, elegir la música de fondo adecuada para un video puede evocar emociones poderosas.

El factor de Enganche: Invita a tu público a contar una historia.

Desde que los humanos desarrollaron la capacidad para el lenguaje, lo hemos usado para contar historias. Históricamente, contar historias ha ayudado a comunicar información de persona a persona y de generación en generación, y aunque no solemos sentarnos alrededor de hogueras cada noche; hoy intercambiando mucho más historias. Las cuales todavía son un medio muy poderoso de comunicación.

¿Por qué es esto?

Porque las historias inspiran y tocan a la gente de una manera que los hechos duros y fríos no pueden.

Entonces, ¿de qué otra manera puedes involucrar a tu público?

En primer lugar, elaborar sus mensajes para que se dirigen a las necesidades y sentimientos de los miembros de su audiencia. Esto, por supuesto, requiere que usted los entienda.

En segundo lugar, usted no puede esperar que su audiencia se apasione por su causa a menos que usted mismo no esté auténticamente apasionado al respecto. Como dijo el poeta Robert Frost: “No hay lágrimas en el escritor, no hay lágrimas en el lector.” Necesita entender lo que realmente le importa, porque es lo único que puede hacer para que la audiencia se preocupe también.

En tercer lugar, debe encontrar el medio adecuado para sus mensajes: para algunas solicitudes personales, un mensaje de correo electrónico o de texto puede ser mejor, mientras que otros mensajes se transmiten mejor en, por ejemplo, Twitter, donde pueden generar más discusión.

El factor de la acción: haga fácil y divertido las opciones para que los participantes tomen la acción

El último factor de la libélula es donde realmente ocurre la magia: la gente toma acción gracias a su mensaje. Efectuar este salto está lejos de ser fácil, pero usted puede hacer que suceda teniendo en cuenta algunas reglas simples:

En primer lugar, siempre debe resultar fácil para su público tomar medidas. Una solicitud abierta para que “salven al mundo” nunca será tan exitosa como una campaña explicando a los participantes exactamente cómo comprar e instalar bombillas de bajo consumo.

En segundo lugar, usted necesita mostrar a su público que usted valora su contribución y están haciendo un uso eficiente de su tiempo. Las personas son más propensas a participar si se les puede mostrar que están en una posición única para tener un impacto desproporcionado en su causa, por lo que debe asegurarse de que la llamada a la acción que hace coincide con el interés y las habilidades de su audiencia.

En tercer lugar, también debe tratar de hacer su campaña divertida. Considere la posibilidad de incluir elementos de juego y humor para atraer más gente. Por ejemplo, podría utilizar un concurso de referencia para atraer a las personas a que sus amigos también se unan a la campaña.

Finalmente, haga que su programa sea transparente y abierto, compartiendo información y permitiendo que otros también aporten ideas. De esta forma, no solo obtendrá más ideas, sino que toda su audiencia podrá seguir el progreso de su programa e inspirarse en los hitos alcanzados.

Comentarios finales

No es necesario ser rico o muy influyente para lograr cambios sociales significativos. Hoy en día, las tecnologías de los medios sociales permiten que prácticamente cualquier persona comparta historias de manera que pueda movilizar a personas de todo el mundo para que adopten medidas.

Cuando presente su causa  cuente una historia y use imágenes.

La próxima vez que esté preparando un documento escrito para explicar alguna idea o plan, considere si en su lugar podría hacer un breve video en el que presente la misma información en forma de relato. Las imágenes y la narración harán su presentación más atractiva y memorable.