Larvas de cinabrio alimentándose de hierba cana. Crédito: Callum McLellan
Larvas de cinabrio alimentándose de hierba cana. Crédito: Callum McLellan

Las aves aprenden a evitar las plantas que albergan insectos peligrosos

Las aves jóvenes que comen insectos con un color de advertencia llamativo para anunciar su toxicidad a los posibles depredadores aprenden rápidamente a evitar otras presas que tengan las mismas marcas. Sobre la base de este conocimiento, un equipo de la Universidad de Bristol ha demostrado por primera vez que las aves no solo aprenden los colores de las presas peligrosas, sino que también pueden aprender la apariencia de las plantas en las que viven estos insectos. Para hacer esto, los científicos expusieron orugas artificiales de cinabrio, caracterizadas por rayas amarillas y negras brillantes, y objetivos de orugas falsas que no señalan a la depredación de aves salvajes al presentarlas en hierba cana y una planta no tóxica, la zarza, que no es un huésped…

0 comentarios