No, no se trata de un programa para escapar de la cárcel, sino un paquete gratuito y de código abierto que limitará las cuentas de los usuarios a una porción del sistema de archivos.

Utiliza una herramienta llamada chroot que probablemente ya conozcas.

También se puede emplear Jailkit para evitar que los usuarios empleen comandos específicos.

O para restringir un daemon que corra dentro de unos permisos determinados de usuarios.

Puedes hacer todo lo que indicamos simplemente usando un sistema Linux y algunos comandos sencillos, sin embargo, Jailkit simplifica mucho la tarea y la automatiza.

Según la página Web del proyecto, Jailkit es utilizado actualmente por varias firmas de seguridad muy relevantes, servidores de Internet de grandes organizaciones.

Y muchas pequeñas compañías y usuarios privados que necesitan cvs, sftl, terminales o procesos daemon realmente seguros.

Jailkit viene con unos cuantos comandos que podemos usar, y todo ellos comienzan con “jk_”.

Por ejemplo, algunos de estos comandos son: un sistema de inicio que correrá un daemon en un sistema de permisos limitado, una herramienta de terminal chmod, una herramienta para limitar la ejecución de binarios, otra para actualizar o deshacer cambios a nivel general, y muchos otros.

Jailkit es gratuito y podéis descargarlo directamente desde su página web oficial.

Deja un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.