El “error” en la dosificación de AstraZeneca conduce a un descubrimiento sorprendente

El estudio justifica una reevaluación de los protocolos de prueba de vacunas actuales para el SARS-CoV-2 y otras enfermedades.

Un error de dosificación cometido durante un ensayo de la vacuna COVID-19 de AstraZeneca y Universidad de Oxford ha llevado a un nuevo hallazgo de dosis en ratones, informa un nuevo estudio de Northwestern Medicine.

Durante el ensayo AstraZeneca-Oxford, algunos participantes humanos recibieron por error la mitad de la dosis de su primera inyección, seguida de una dosis completa para la segunda. 

Paradójicamente, el ensayo mostró que los voluntarios que recibieron una dosis más baja de la primera inyección estaban mejor protegidos contra COVID-19 que aquellos que recibieron dos dosis completas.

Sin embargo, no estaba claro si la mejora de la vacuna de dosis baja se debió a la dosis en sí misma o al hecho de que las personas que recibieron la dosis más baja también habían tenido un tiempo más largo entre la primera y la segunda inyección, conocido como intervalo de impulso.

Científicos de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern probaron el efecto de una dosis principal de la vacuna SARS-CoV-2 en ratones y encontraron que una primera inyección de dosis más baja, seguida de una dosis de refuerzo de dosis completa, mejoró significativamente la potencia.

 La vacuna de refuerzo produjo más anticuerpos y células T en los ratones, lo que les permitió desarrollar respuestas inmunitarias mucho más sólidas contra el SARS-CoV-2, encontró el estudio.

Los hallazgos se publicaron recientemente en la revista Science Immunology .

Un estudio cuestiona la idea de la ‘escalada de dosis’ en los ensayos de vacunas

Los ensayos clínicos de vacunas utilizan un método conocido como aumento de dosis, en el que una persona recibe una dosis más baja y es reforzada con la misma dosis más baja; una segunda persona recibe una dosis más alta y se refuerza con esa misma dosis más alta, y así sucesivamente.

“La idea es asegurarse de que la vacuna sea segura, por lo que los científicos usan el aumento de la dosis para determinar la ‘zona de seguridad’: ¿cuál es la dosis mínima de vacuna que se puede administrar a alguien sin dejar de obtener una buena respuesta inmune?” dijo el autor principal Pablo Penaloza-MacMaster, profesor asistente de microbiología-inmunología en Feinberg.

El estudio de Northwestern no usó la vacuna AstraZeneca-Oxford, sino que usó una que era similar: una vacuna contra el adenovirus del serotipo 5 que es similar a las vacunas CanSino desarrolladas en China y Sputnik V desarrolladas en Rusia. 

Penaloza-MacMaster dijo que sus estudios en curso ahora están examinando este régimen de dosificación en las vacunas de ARNm.

¿Por qué funcionó mejor la dosis más baja/dosis estándar?

En el ensayo de AstraZeneca, los participantes que recibieron la primera dosis completa fueron reforzados alrededor de tres a cuatro semanas después de la primera inyección, mientras que aquellos que recibieron la dosis más baja tuvieron un intervalo de estimulación-estimulación mucho más prolongado. 

El estudio de Northwestern replicó este intervalo extendido de estimulación-estimulación en ratones y también informó que aumentar el intervalo de estimulación mejora la respuesta inmunológica.

“Un intervalo extendido de cebado-refuerzo permite que el sistema inmunológico descanse y madure de una manera que la respuesta inmune pueda luego expandirse de manera más robusta con una vacuna de refuerzo”, dijo Penaloza-MacMaster. “Cuanto más espere antes de potenciar, mejor será la respuesta inmunitaria secundaria”.

Sin embargo, este puede ser un juego complicado, dijo, porque esperar más para aumentar podría aumentar la susceptibilidad de contraer el virus.

“Con una pandemia, es éticamente desafiante extender ese intervalo de cebado-impulso porque necesita que las personas estén completamente protegidas lo antes posible”, dijo Penaloza-MacMaster. “Pero este enfoque puede tener sus beneficios en términos de mejorar la durabilidad y la magnitud de las respuestas inmunitarias a largo plazo, lo que puede ser útil no solo para las vacunas contra el SARS-CoV-2, sino también para otras vacunas”.

El equipo también observó efectos positivos similares de reducir las dosis de la vacuna con una vacuna experimental contra el VIH basada en un vector de adenovirus, lo que sugiere que estos hallazgos pueden generalizarse a otras vacunas.

Dejá una respuesta